Cambiando de gafas
Granos de café en una mesa. Personas tipo café.
Libros,  Reflexiones

Zanahorias, huevos y café

En el libro de Nuria Pérez, “Te mereces esto y más“, leí un texto que me gustó mucho, y que a mí me hizo pensar… Dice así:

“Una antigua historia cuenta que las personas se dividen en zanahorias, huevos y café.

Las zanahorias parecen duras, pero si las sumerges en agua hirviendo acaban destrozadas. Los huevos son frágiles, pero el agua hirviendo los vuelve más resistentes. El café no solo resiste al agua sin inmutarse, consigue además cambiarla y mejorarla para siempre.

¿Tú qué quieres ser?”

Pensaba escribir desde este punto mi propia reflexión, pero el libro de Nuria continúa de una manera que me parece muy útil, así que te dejo aquí algunas de las frases que vienen a continuación:

“Las ‘personas café’ tienen clara una cosa: lo más importante en la vida son los compromisos. (…) Su presencia siempre se nota. Su recuerdo permanece, aunque ya no estén. (…) Lo bueno del café es que basta una pequeña cantidad para notar su efecto. (…) Empieza mejorando algo mínimo: un detalle, un rasgo. Poco a poco, disfrutando.

Nuestra misión debería ser siempre mejorar lo que nos rodea. Para eso hay que ser resistentes, si te adaptas siempre al otro, acabarás perdiendo tu esencia y no podrás aportar.”

Me pregunto si todo el mundo quiere ser café… Cada uno que elija, no? De eso va la libertad… Yo sí quiero serlo, quiero aportar algo al mundo, poder dejar huella allá por donde paso (a ser posible que sea positiva, claro!), que mi presencia no sea en vano… Creo que es algo ambicioso, sí, y retador… Y en el fondo creo que a todos nos gusta la idea… A ti no?

Creo que siento pena por las personas zanahoria, porque conozco alguna… Que se esmeran en parecer fuertes, a veces rozando la insensibilidad, y cuando algo fuerte les sobreviene no son capaces de superarlo y acaban destrozadas. Lo peor… que arrastran a otros en esa destrucción.

Quizá sienta cierta admiración por las personas huevo, que pareciendo frágiles, cuando algo fuerte les ocurre, salen sorprendentemente ilesas, o más fuertes… quizá solo tienen que aprender a mostrar menos fragilidad en el día a día. Quizá no.

Y me encantan las personas café… he conocido a muchas últimamente. Y quiero ser como ellas. Personas que al menos en mí han dejado huella. A veces sólo con unos minutos que hayamos coincidido. A veces porque has visto un vídeo suyo. Las que luchan por una causa. Las que comparten con los demás…

Eres capaz de identificar estos tipos de personas? Te sientes identificado? Hay algo que cambiarías ahora que conoces esta historia…?

Ojalá haya provocado en ti al menos esa reflexión. Eso me basta.

Un abrazo y gracias por estar ahí, dejándome que siga regalando gafas al mundo para descubrir nuevos puntos de vista, nuevas tonalidades, otra realidad…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *