Cambiando de gafas
Lo que me gusta de ti
Destacados,  Reflexiones

Lo que me gusta de tí

¿Alguna vez alguien se ha sentado delante de ti y te ha dicho las cosas maravillosas que ve en tí? Ya te digo yo que sí. ¿Que no lo recuerdas? Cuando empezaste a salir con aquel chico, aquella chica, que te decía que eras lo más maravilloso bajo la faz de la tierra. No te acuerdas, pero tu madre también te lo decía cuando, siendo tú un bebé, te tenía en brazos y dormías plácidamente (cuando llorabas realmente pensaba decirte otras cosas…jeje). ¿Te ha pasado algo así últimamente? Que se sienten delante de tí y te digan «lo que me encanta de tí es…«

¿Recuerdas lo que se siente?

Quizás últimamente algún amigo, una amiga, te ha dicho una cosa positiva sobre tí. Un jefe o un compañero de trabajo tal vez… En redes sociales últimamente lo veo más… Pero déjame que te diga, que creo que somos muy parcos en palabras cuando se trata de decir cosas bonitas (y cuando digo «bonito», me refiero a positivo), de decir lo que nos gusta de los demás, o del talento que creemos que tiene.

Y ahora que estoy escribiendo esto, recuerdo cuando siendo una niña yo ya reflexionaba sobre esto y le decía a mi padre «por qué los mayores siempre nos decís todo lo malo que hacemos y nunca nos decís qué cosas hacemos bien?». La respuesta que yo recuerdo que me dio mi padre fue «porque se supone que cuando lo haces bien estás haciendo lo que tienes que hacer y no hay que felicitarte por ello«… o algo así, porque no recuerdo las palabras textuales, o quien sabe… quizá eso es solo el recuerdo que tengo de aquella conversación y lo que me dijo fue otra cosa. Eso da igual.

Sea como fuere. Mi sensación es que nos cuesta horrores decir a los demás lo que creemos que hacen bien, o lo que nos gusta de ellos. Y nos cuesta también estar en el otro lado y recibir un feedback positivo. Y usamos el humor, o le quitamos importancia («no es para tanto!») en lugar de agradecer lo que nos dicen y pensar que si nos lo dicen, es porque es verdad.

Creo que incluso, a veces, ni nos damos cuenta cuando nos dicen algo positivo!! No estamos preparados para oírlo!

Y ¿por qué? ¿Por qué nos cuesta tanto decir a los demás lo que vemos en ellos de brillante, lo que creemos que tienen mejor que los demás? ¿Por qué nos olvidamos de decir a nuestra pareja lo que nos sigue gustando de él o de ella? ¿Por qué no decimos a nuestros hijos lo que vemos que hacen mejor? (algo clave en el desarrollo de su autoestima, por cierto). ¿Por qué no decimos a esa amiga que sabe escuchar, no solo un «gracias» sino un «me encanta de tí que me escuches y me dejes espacio para contarte mis cosas«. Yo creo que es que no nos han enseñado a hacer estas cosas y nos da vergüenza. Nos da vergüenza dar ese feedback positivo y nos da vergüenza recibirlo. Eso creo yo.

Piensa en las personas con las que te has cruzado hoy (o ayer), alguien de tu familia, un compañero de trabajo, una amiga, el frutero, una mamá del cole… Y piensa qué te gusta de esa persona. Piensa una sola cosa, o dos. No busques más. Algo bueno de él/ella. Algo que te guste. Algo por lo que creas que destaca frente a los demás. ¿Te atreverías a decírselo la próxima vez que te lo encuentres? ¿Te imaginas cómo se sentirá si se lo dices? Quizá hasta remonte un mal día que lleva… quién sabe. Lo cierto es que es un regalo que le haces, y a todos nos gusta recibir regalos.

Todos, todos sin excepción tenemos algo de brillante, todos tenemos talentos y cualidades que a los demás les gustan de nosotros. Veamos a los demás con una nueva mirada. Y sí, veámonos también a nosotros mismos con esa misma mirada. Digámonos cosas bonitas. Cada día. Digámonos a nosotros mismos también de qué nos sentimos orgullosos. Qué es eso que más nos gusta de nosotros.

Todos tenemos talentos y cualidades que a los demás les gustan de nosotros.
Photo by @Pepamalagafotografia

Yo me he propuesto un reto y te invito a que participes en él. Desde hoy, no voy a dejar que pase una semana sin que haya dicho algo positivo a una persona nueva. Lo haré en persona, por carta, en redes sociales o por teléfono. El canal es lo de menos (aunque mejor si es en persona, claro!).

Se trata de empezar a entrenar esa mirada positiva. De mirar a los demás no solo viendo lo que no nos gusta, lo que nos fastidia, sino lo otro, lo que sí nos gusta, lo que hacen bien. Sí, aunque a veces nos cueste encontrarlo cuando estamos enfadados, eso está ahí. No lo olvidemos.

Y esta vez te pido un favor. Te pido que, si te ha gustado este post, lo compartas con una persona, al menos una. Que le invites a tener esa mirada nueva. Y que le invites, si le gusta, a que lo comparta con una persona… ¿Te imaginas que cada día hay más gente en el mundo mirando a los demás con esa nueva mirada y diciéndose lo que ven de bueno en los demás? Yo me lo imagino y me encanta!!

Te invito además a que si lo compartes en redes sociales uses el hagstag #loquedetimegusta

Pd: Recuerda que me puedes encontrar en Instagram como @mreginael o como @cambiandodegafas.

Foto de la mariposa: by Manu M on Unsplash

4 Comentarios

  • Susana

    ¡Qué bonita iniciativa, Regina! Estoy muy de acuerdo contigo e intento practicar esta actitud. Sobre todo, en comercios, servicios, en el trato con quien me atiende, porque es tan importante decir lo que hacen bien, y se tarda muy poco. Solo nos paramos para protestar, para sacar lo malo de un local. Ahora debo practicarlo más con mi entorno. Lo hago, pero menos de lo deseable. Quizás así también escuche lo que les gusta de mí y me lo termine de creer, que falta me hace.
    Empezaré contigo, que te conozco poco, pero siempre has sido cálida y afectuosa conmigo, y eso es lo que transmites: confianza, serenidad, buena energía. Sigue sonriendo, que te sienta muy bien 🙂

    • Regina Estévez

      Muchas gracias por tus palabras Susana!!

      A por ese reto de hacerlo más a menudo con tu entorno. Ya verás, cuando mirando a los ojos a tu enana le digas «tengo que decirte una cosa. Lo que me encanta de tí es…». Yo lo estoy practicando con mis hijos y la sonrisa que se les pone es guay!

      Aprovecho para decirte que #loquedetimegusta es tu sonrisa amplia, sincera, alegre, que contagia!! Una sonrisa que ilumina, que no es escandalosa, ni protagonista. Que está para ser disfrutada.

      Muchos éxitos con ese Malo Medusa!!
      Un beso y por muchos encuentros!!

  • Ana

    Yo también siempre he pensado como tú, porque siempre decimos lo negativo, estoy harta de escuchar en el trabajo que mala cara traes hoy, en vez de oír, eres increíble no sé como haces para tener una sonrisa siempre con todo lo que haces parece, que no tengas fin. La mala cara ya lo sé yo ¿no crees? Me miro en el espejo antes de salir de casa. O… tienes un grano ahí ¿hola? Perdona pensaba que solo lo veía yo. Jejeje
    Yo intento reforzar las cosas buenas de las personas pero es verdad que depende de quien sea me cuesta mucho más. Quizá conozco también a muchas personas que en vez de ser agradecidas con lo que dices que su autoestima les hincha como un pavo e intentan apagar tu luz, aunque está claro que la única persona que puede apagar tu luz eres tú misma.
    Gracias Regina por la reflexión, me has ayudado a volver a mi centro y no dejar que las críticas destructivas que no constructivas me apaguen. Besitos

    • Regina Estévez

      La Luz del sol no la puede apagar ninguna bombilla, ni siquiera una estrella… así que cuando sientas que alguien intenta apagar tu luz, piensa que no puede, que quizá piense que sí, porque se está nublando y no puede ver más allá… pero que no te engañe a tí.

      Todos, todos sin excepción tenemos talentos. Pregunta a los que te quieren, que te digan 2 cosas positivas de tí. Hazlo con 3 o 4 personas solo. Que te manden un mensaje. Diles que es un ejercicio que te han mandado, o un reto, o lo que sea… Es un chute de energía que de vez en cuando viene bien.

      Y quiérete!! quiérete mucho!! Ese peque necesita una mamá a tope de Amor!!!

      Un besazo y gracias por pasarte por aquí!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *