Cambiando de gafas
Llorar fuera el alma
Destacados,  Emociones,  Reflexiones

Mi alma necesita llorar

Hace unos meses leí un artículo titulado «Cuando el alma necesita llorar» que hoy he querido recuperar. Porque en las últimas 2 semanas he tenido varios momentos de bajón, en los que he necesitado llorar.

->Puedes seguir leyendo el post o escucharlo en la plataforma ivoox dando a play en el siguiente enlace:

La primera vez que me pasó me dio rabia la verdad, porque llevaba más de 7 días de confinamiento con la energía a tope, con ganas de aprovechar el tiempo en casa con mi familia, porque veía que podía compartir con otros lo que a mí me estaba funcionando… Y de repente, un día, una mala noticia, la muerte del hermano de una amiga, y la noticia de varios amigos ingresados en el hospital… me hundieron. Estuve 3 días con el ánimo bajo, con ganas de llorar a cada momento. Ver las noticias me deprimía, estar recibiendo continuamente mensajes en el móvil me desbordaba. El miedo me acechaba…

Y lloré. Y me permití ese espacio. Porque las lágrimas curan el alma. Porque las lágrimas ayudan a llevar mejor el dolor. Y a la vez empecé a tomar acción para no quedarme atrapada en esa tristeza. Y retomé mi diario de gratitud que hacía tiempo que estaba olvidado en el cajón de la mesilla. Y dejé de ver el teléfono a todas horas. (Ahora lo dejo durante horas en un cajón para no sentir la tentación cada vez que paso cerca de él.) Y empecé a ver las noticias sólo un par de veces al día.

Y poco a poco fui recuperando la sonrisa. Porque llorar nos ayuda a superar los malos momentos.

«Llora que es sano y llora porque eso alivia el alma.»

Miguel Angel Pascual Almeida

Yo sabía por experiencia que es así, pero no sabía que había una explicación científica y en ese artículo encontré la respuesta. Y es que está demostrado que la composición de las lágrimas es diferente según el momento, según la causa, según la emoción… Cuando lloramos en una situación de estrés, cuenta este artículo, las lágrimas liberan prolactina y leucina encefálica, que es un analgésico natural.

Así que ya sabes. Si te apetece llorar no reprimas las lágrimas. En soledad o en público. Llora, porque es una manera de curar tu alma. Y después vuelve a sonreír, aunque cueste, porque tu alma también necesita la sonrisa.

Te dejo el enlace del artículo, que pertenece al blog de la web Suma Felicidad, de Paloma Fuentes, para que puedas leerlo porque merece la pena.

Y te mando mucho ánimo para que lleves lo mejor posible estos momentos, sea cual sea tu situación. Y mi deseo de que esto se termine pronto y de verdad sirva para que seamos mejores personas y nos queramos más a nosotros mismos.

Un abrazo!

La fotografía es de Noelia https://www.pepamalagafotografia.com de una sesión donde todo fueron sonrisas y risas y había muy pocas fotos donde saliese seria…

(Este artículo está escrito el 29 de marzo de 2020 durante el confinamiento al que España, y gran parte del mundo, se vio obligada a realizar ante la pandemia del coronavirus).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *