Cambiando de gafas
Lago con patos
Destacados,  Reflexiones

¿Qué está pasando en mi vida?

¿Te has sentado alguna vez a hacerte esta pregunta?. 
Así, sin más. “¿Qué está pasando en mi vida?
Deberíamos de vez en cuando pararnos, en esta vida loca que llevamos, en la que (casi todos) vamos corriendo de un lado a otro, haciendo y haciendo. Deberíamos frenar y dedicar tiempo a pensar. ¿Dónde estoy? ¿Hacia dónde voy? ¿Qué camino quiero seguir?
Como cuando decidimos hacer un viaje largo. Primero decidimos el destino y después evaluamos cómo llegar. Y durante el camino paramos a repostar combustible, paramos a comer y a refrescarnos, y revisamos que estamos en la ruta buena. Y si surge un imprevisto, una carretera cortada, un obstáculo en el camino, analizamos alternativas y decidimos por dónde continuar…
Así, también en nuestra vida, deberíamos revisar nuestras rutas.
¿Estoy viviendo la vida que quiero vivir?
¿Qué estoy haciendo yo para vivir esa vida?
¿Qué cosas están pasando en mi vida que me gustaría fuesen de otra manera?
¿Qué es aquello con lo que estoy a gusto y quiero mantener?
¿Qué me sobra?
¿Qué me falta?
Mi percepción es que poca gente hace estas reflexiones con profundidad. Hay quien dice que lo hace a menudo, de una manera menos profunda, pero sí lo suficientemente eficiente como para sentirse cómodo con el resultado. Pero la mayoría de la gente que conozco que lo ha hecho en profundidad ha sido porque se le ha presentado la oportunidad sin buscarla, generalmente porque la empresa les ha ofrecido un programa de liderazgo que incluía reflexiones de este estilo.
Muchos, la gran mayoría dicen “no tener tiempo para hacer estas cosas”. Y a mí me viene a la cabeza una frase que leí en el libro “El monje que vendió su ferrari” que decía:
Decir que no tienes tiempo para mejorar tus pensamientos es como decir que no tienes tiempo para echar gasolina porque estás demasiado ocupado conduciendo“.
No hace falta que te explique lo que puede pasar si no paras…
En mi caso la primera oportunidad surgió hace unos 7 años, de la mano de una amiga que estaba certificándose en Coaching y me ofrecía ser “conejillo de indias” para sus prácticas. Ahí empecé a dedicar tiempo a reflexionar sobre mi vida, a conocerme más. Los que me conocéis sabéis que poco después empecé yo mi formación en Coaching. La siguiente gran oportunidad fue a través de mi empresa que ofrece para los directivos un programa de Autoliderazgo (LeadingSelf). 3 días de profunda reflexión, alejada del día a día del trabajo, centrada única y exclusivamente en conocerme más, en revisar mi vida, mis objetivos, mis deseos, mis miedos, mis fortalezas y también mis debilidades… Para mí fue algo extraordinario. Porque en mi caso me sirvió para encontrar mi propósito de vida. Algo que llevaba tiempo dentro de mí, que no me atrevía a ver. Que no me permitía ver.
Te diré que fue tan extraordinario que al poco tiempo de ese programa hablé con el proveedor que lo ofrecía y le dije “yo quiero ayudar a otros a que puedan hacer lo que yo he conseguido con este programa“.
Hoy ese proveedor es mi socio. Junto a otros 2 socios más hemos montado wave-8, una empresa que no solo ofrece a las empresas este programa y otros similares, sino que pone a disposición del público en general la posibilidad de hacer este ejercicio.
Pero no quiero que pienses que este programa es sólo para hacer cambios como el mío. No necesariamente. Este programa va de conocerte más, identificar qué quieres y qué estás haciendo para conseguirlo. Es para que dejes de ponerte excusas y encuentres la manera de conseguir eso que buscas, que puede ser equilibrar tu vida personal y profesional, o quizá sea encontrar un nuevo trabajo en otro sector, o descubrir qué está pasando en tu vida que no te deja disfrutar de lo que tienes… En cada caso será una cosa. Cada uno tenemos nuestro viaje. Nuestro camino. Por eso, hemos  llamado a este programa “El Camino del Héroe“.
Es necesario pararnos, como en cualquier viaje largo en el que nos embarcamos. Podemos decidir dejarnos llevar por otro, o tomar las riendas nosotros y decidir hacia dónde ir, cómo ir, con quién ir. Por supuesto, cada uno con sus limitaciones, con sus circunstancias, con sus particularidades, pero siendo conscientes de dónde estamos y siendo responsables de lo que hacemos.
Te invito a hacer estas reflexiones. Y por supuesto, te invito a entrar en nuestra web a conocer los programas en abierto que estamos ofreciendo, porque de verdad creo que son una experiencia muy valiosa en la vida de cualquiera. Sea como sea, no dejes de parar y dedicarte tiempo. Es necesario y lo agradecerás.
Gracias por seguir acompañándome. Recuerda que si quieres recibir un Whatsapp cada vez que publique un nuevo post, solo tienes que enviarme un mail a cambiandodegafas@gmail.com indicándome tu nombre y número de teléfono.
Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *